Capitulo 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capitulo 2

Mensaje por ruixi el Jue Jun 21, 2012 2:35 pm

Poco después. Top estaba ya en su despacho. La creciente tecnología y los ordenadores le habían hecho ganar una fortuna. Llamó a su secretaria por el intercomunicador, confirmó su agenda del día y empezó a trabajar.

Dos horas más tarde, terminó con lo que estaba haciendo y pidió el archivo Park Yuno.

No era que necesitara que le refrescaran la memoria. Había vivido demasiado como para que algo así le afectara. Pero la imagen llorosa de una cierta chica de ojos miel y pelo largo castaño no lo dejaba en paz y se la quiso quitar de encima.

Park Yuno, viudo, con una hija,soltera de veintidos años, profesora. Tenía su dirección, número de teléfono, el lugar donde daba clases, sus aficiones...

Levantó una ceja... y ....

- ¿Thai-boxing?

Imprimió toda la información y se metió los papeles en el bolsillo de su chaqueta.

Luego hizo una llamada telefónica.

- Consígame todo lo que pueda acerca de Park Yuno, Datos médicos y personales.

El hombre había achacado a sus deudas de juego, sus continuos robos y por aquel entonces, Top no había investigado más profundamente.

Una hora más tarde tenia las respuestas que quería. El informe médico confirmaba lo que le habia dicho su hija.

Top imprimió el informe y lo volvió a leer en papel.

Estaba demostrado que ese hombre había usado el Dinero para pagar los gastos de hospital causados por el mantenimiento de su esposa, que había sufrido un accidente de carretera que la había dejado en coma durante meses antes de morir.

Eso había sido hacía seis meses.

El hombre casi había logrado devolverlo, pero una auditoría había descubierto sus depósitos irregulares, sus intentos de pagar la deuda. Y su caída en el juego fue solo cuestión de un mes. ¿Tal vez se trató de un último intento para conseguir el dinero y reponer lo que se había llevado?

Top se acomodó en su sillón y se quedó pensativo.

Desde allí se veía una panorámica magnífica de la bahía de Seúl, pero él no le estaba prestando atención.

Madre de Dios. ¿En que estaba pensando? El padre era un ladrón, ¿por qué debería interesarle la hija?

Porque le intrigaba, decidió. Le interesaban las relacionen humanas, la lealtad familiar. ¿Hasta dónde se extendería la de ella?

Recordó la forma orgullosa en que levantó la barbilla y como trató de contener cualquier signo de emoción, a pesar de que se le escapara esa lágrima solitaria. y decidió averiguarlo.

Llamó a su secretaria y le dijo que, si llamaba ella, le pasara la llamada.

Veinticuatro horas más tarde, lo hizo.

-A las siete y media - le dijo secamente, y nombró un restaurante -, reúnase allí conmigo.

Seri se había preparado para otro rechazo y, por un breve momento, se vio entre la esperanza y la desesperación,

- No puedo.

-¿Por qué no?

- Porque trabajo por las noches,

- Llame y dígales que está enferma.

Pero ella no se podía permitir perder su trabajo.

- Termino a las once -le dijo.

-¿Enseñando acaba tan tarde?

- Sirviendo mesas.

Se produjo un momento de silencio y luego Top le preguntó:

-¿Dónde?

- No en su zona habitual...

-¿Donde? -Repitio con una voz grabe y fuerte.

Él había estado en antros peores de los que ella se podía imaginar.

Seri le dijo.

- Allí estaré.

Y estuvo, con media hora de anticipación. Se sentó en una mesa, pidió un café y se dedicó a observar, la nada distinguida clientela y la forma como ella los trataba. (de fondo se escuchaba Monster)

- mmm Por lo menos la música de fondo en buena. - Pensó Top.

Eso la estaba poniendo nerviosa, como Top había pretendido. Observó la forma como ella trató de ignorarlo y eso lo divirtió, pero la diversión se vio sustituida por la irritación cuando un cliente, borracho, le puso la mano en el trasero.

No necesitó oír lo que ella le dijo, ya que el mensaje fue muy claro y sus ojos brillaran peligrosamente.

¿Estaba ella resentida por la necesidad de tener un segundo trabajo tanto como con su padre por haber actuado de tal manera que ella se viera en esa condición?

Tal vez no. Ella había demostrado tener valor y orgullo, unas cualidades que Top reconocía y admiraba. ¿No era por eso por lo que estaba allí esa noche?

A las once en punto, Seri se llevó a la cocina un montón de platos, murmuró una disculpa por no quedarse más tiempo y se quitó el delantal. Luego, se retocó rápidamente el maquillaje y se pasó una mano por el cabello antes de entrar de nuevo en el restaurante.

Choi Top no era un hombre al que ella se pudiera permitir mantener esperando. Él ya la estaba esperando en la puerta y ambos salieron a la calle.

Una vez allí se dirigieron al coche de él, entraron y ella se quedó extasiada por el lujo y la comodidad del vehículo.

Fueron en un tenso silencio hacia la zona elegante de la ciudad. Allí, él, aparcó y apagó el motor.

Seri se preguntó cuánto duraría aquello. Tenía que repasar algunas cosas para las clases del día siguiente. Casi no había tenido tiempo para nada ese día, del colegio había ido a ver a su padre al hospital y luego a su casa para prepararse para ir al restaurante, así que apenas había comido nada.Y los pies la estaban matando.

Llevaba unos zapatos de tacón que eran parte de su uniforme de camarera, lo mismo que las medias negras, la minifalda y la camisa blanca, Odiaba ese uniforme casi tanto como ese trabajo.

Se obligó a caminar decididamente hasta que llegaron al café adonde se dirigían.

Se instalaron en una mesa de la terraza y pronto apareció un camarero para tomar nota de su pedido.

Ella pidió un descafeinado para poder dormir y se le hizo la boca agua ante la carta de sándwichs de alta cocina.

Minutos más tarde, cuando les llegó la comida que había pedido, Top, le dijo:

- Coma.

Conocía bien el escenario. Seguramente, ella habia comido poco y a toda prisa. Si es que había comido.

Él se acomodó en su asiento y se dedicó a observar cómo ella comía, tratando de que no se le notara el hambre que tenía.

Esperó hasta que ella se hubiera comido dos sandwiches y tres cafés, y luego fue directamente al grano,

- Le sugiero que exponga su caso.

Ella se puso las manos en el regazo y las apretó juntas, odiando casi tanto a ese hombre como se odiaba a si misma por lo que estaba a punto de decir.

- Estoy trabajando en dos sitios, en uno de ellos siete noches a la semana. También trabajo los fines de semana. Dejando aparte el alquiler, la comida y mis necesidades, tardaría toda la vida en pagarle lo que le debe mi padre…

No sabía cómo le podía sugerir... ¿Cómo podía? Pero no tenía otra alternativa,

- Solo tengo a mí misma que ofrecer. Como su amante. Sexualmente, socialmente, durante un año - añadió apresuradamente.

A él le entraron ganas de sacudirla y no se detuvo a pensar por qué.

-¿Es ese el trato?

- Estoy dispuesta a negociar.- Él la miró detenidamente hasta que ella estuvo a punto de gritar.

-¿En qué términos?

- Firmaré un acuerdo prenupcial en el que se afirme que no reclamaré nada de usted durante nuestro trato, ni a su final. A cambio, usted retirará las acusaciones contra mi padre.

Él tardó un momento en responder y en su voz se reflejó un evidente cinismo.

- Tanta lealtad es admirable. ¿Pero estaría usted preparada para la realidad?

Ella se obligó a mirarlo, a pesar de que se estaba muriendo por dentro.

Él era un hombre alto, debía medir un metro ochenta, con el cabello oscuro, negro,con un corte de pelo de famoso super cool, un rostro muy bien proporcionada pómulos anchos, mandíbula firme, frente fuerte. Además de unos penetrantes ojos negros,que con una sola mirada podia fulminarte y una boca sensualmente moldeada.

Había algo en su expresión que la preocupaba. Una dureza que tenía poco que ver con su capacidad para los negocios. Pensó que era un hombre que había visto mucho y soportado más.

Eso lo hacía complejo y peligroso. Una cualidad que no aparecía en su biografía ni en ninguna de las fotos que ella habia visto en los periódicos.

- Yo podría ser un amante tremendo. Top vio cómo la expresión de ella se helaba por un momento, pero se recuperó enseguida,

- O muy malo en la cama. - Respondio ella.

Él sonrió ante su audacia.

Ella pensó que, sin duda, también en eso era bueno. Tenía todo el aspecto de un hombre cómodo consigo mismo y con su experiencia para poder dar placer a una mujer.

Seri pensó que ese era su último recurso. Había vendido su apartamento, había cambiado su coche por otro más barato y de segunda mano y había vaciado su cuenta corriente; todo para tratar de ayudar a su padre, pero no había logrado reunir ni una fracción de lo que él debía.

- Pone un precio muy alto a sus servicios –dijo él.

Top pensó que no era nuevo recibir un pago en carne. Se había hecho desde siempre, pero en la sociedad actual se llamaría coacción. Sin embargo, había sido sugerencia de ella, no de él, lo que le daba una nueva dimensión al trato y podía evitar los problemas legales de la situación.

Aquello tenía connotaciones intrigantes. Nada de malos entendidos. Incluso podía resultar interesante.

La verdad era que había una parte de él que desea ba hacerla suya, llevarla al borde de la locura y oírle suplicar para que le diera placer una y otra vez.

Pensó que eso era química sexual, y se preguntó si él se atrevería a perseguirla.

La observó mientras ella se comía el último sandwich. La palidez había desaparecido de sus mejillas,

-¿Más café?

Seri se secó los labios con la servilleta. Se sentía cansada y, lo que más quería era volver a su casa.

- No, gracias - dijo y rogó en silencio para que él le diera una respuesta.

Mientras esperaba, se preguntó si él estaría meditando su oferta o solo jugando a algún juego cruel.

¿Se daría cuenta él de lo mucho que había pasado ella en el último mes, siendo consciente del delito de su padre y esperando a que el hacha cayera sobre su cabeza? ¿De lo poco que había dormido pensando en lo que podía pasar?

Top se levanto de la silla con fuerza la miro y le dijo ...

- La llevaré a casa.

- Gracias, pero puedo tomar un taxi hasta donde tengo el coche - dijo ella, pensando que tenía el dinero justo para hacerlo.

- Yo la llevaré - dijo él firmemente.

Una vez en el coche, permanecieron en silencio hasta que él le preguntó:

-¿Dónde tiene el coche?

- En la siguiente calle a la izquierda, a media calle a la derecha.

Poco después llegaron donde ella habia aparcado el muy viejo Mini, que era su único medio de transporte.

Seri puso la mano en la puerta y se volvió hacia él.

- Supongo que mi oferta no le interesa.

Necesitaba consejo legal antes de tomar una decisión, Y además, a ella no le vendría mal esperar un poco.

- Me pondré en contacto con usted dentro de unos días.

Aquello era mejor que un no definitivo

- Gracias.

Luego ella huyó de allí, pero fue consciente de que él esperó a que estuviera dentro del coche y arrancara. Top la siguió hasta la calle principal, donde ella giró en una dirección y él en la otra.

_________________





SwatGeneration nunca tiene limite! porque somos SWAT,s GO GO GO!
avatar
ruixi
LIDER RUIXI
LIDER RUIXI

Femenino Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 11/11/2010
Edad : 27
Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitulo 2

Mensaje por akichan el Lun Jul 09, 2012 8:45 am

wooo woooo
decidida la chica
*corre a leer el siguiente*


_________________
avatar
akichan
SOLDAO I
SOLDAO I

Femenino Mensajes : 113
Fecha de inscripción : 11/11/2010

http://akisenpaihome.blogspot.com.ar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.